10 cosas a saber, sobre una actividad llamada Semana Turística.

627

NADIE AMA LO QUE NO CONOCE.

NADIE CUIDA LO QUE NO CONOCE.

NADIE DEFIENDE LO QUE NO CONOCE.

1. El Raymillaqta no es exitoso. Es un amor forzado a lo nuestro.

2. No podemos hablar de identidad si no hay participación de los distritos.

3. No podemos hablar de identidad, si sigue financiado con plata del estado y no de la empresa privada.

4. No podemos hablar de identidad, si no hay un récord de visitantes (ojo no turistas) como resultado de las actividades.

5. No podemos hablar de identidad, si los accesos a los lugares turísticos están hasta las patas.

6. No podemos hablar de identidad, si Kuélap se cae, si no hay pista al aeropuerto, si en las pistas hay derrumbes, si no hay Qhapaq Ñan.

7. No podemos hablar de identidad, si traes a una Fabiola, a una antología (buenos o no) para ser el estelar de una fiesta tradicional con plata del estado.

8. No podemos hablar de identidad, si los organizadores lucran o dejan deudas, con una mal o bien llamada semana turística.

9. No podemos hablar de semana turística si no somos participativos y menos innovadores.

10. No podemos hablar de identidad, si lo más exitoso en junio son las fiestas en las pampas. Rescatable.

Los afiches no son el problema y menos define nuestra identidad. El problema es que social y económicamente la semana turística no es rentable, pero hay que admitirlo… Nos gusta porque es un buen pretexto para fiestear shunto, shunto.

Un aprendiz de 80 años.
Por Percy Zuta.