Beca 18 | Talento shipibo se prepara para ejercer la docencia | VIDEO

213

Joven shipibo sorprende con su prodigiosa voz, con la que también busca difundir su cultura.

Aquel que escucha cantar a Landers Diosbel Rodríguez Cauper en shipibo se queda cautivado y sorprendido por su prodigiosa voz. Cuando era niño, oyó por primera vez a los íkaros (cantos sagrados utilizados en la medicina tradicional amazónica peruana). Esas melodías se impregnaron en él, lo que, aunado a su pasión por los estudios, lo convirtieron hoy en un profesional y embajador de la cultura shipibo.

En el 2007, Landers dejó su comunidad nativa Juventud San Rafael, ubicado en el distrito de Masisea, provincia Coronel Portillo (Ucayali), para estudiar secundaria en la capital distrital. En 2013 viajó a Lima, para concursar, entre miles de talentos, y ganar Beca 18 del Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo (Pronabec) del Ministerio de Educación, que paga a los ganadores la carrera completa, más alimentación, movilidad, alojamiento, entre otros beneficios.

Es así que, en 2014, Landers inicia estudios de Educación Intercultural Bilingüe (EIB) para primaria, becado en la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH). “En la universidad descubrí el amor por mi identidad cultural. La universidad me abrió la mente para decir: ‘¡Yo soy shipibo!’. Nadie me puede rebajar. Mi idioma yo lo voy a hablar en el Metropolitano, en todas partes”, asegura el talento, quien en diciembre de 2019 egresó de la carrera de EIB. Landers es parte de la primera promoción de shipibos docentes interculturales de la UPCH.

A un año de su egreso de la universidad, hoy Landers se prepara para ejercer la docencia en educación primaria en la sociedad Shipiba. “La comunidad me espera. Me emociona e ilusiona lograr impartir mis conocimientos a los niños y niñas de mi comunidad”, manifiesta el joven, quien actualmente tiene 24 años de edad.

El joven talento sabe muy bien que es solo a través de la educación que se logrará cerrar las brechas de la desigualdad y erradicar la pobreza. “Existen muchas brechas que solucionar en mi comunidad y eso se hará desde la educación. Seré un pedagogo, poeta, político, artista y sabio, porque mi ser está impregnado de esas habilidades. Quiero enseñar para que los niños y niñas descubran su talento y lo pongan en práctica en beneficio de nuestra comunidad”, enfatiza.

¿Dónde me gustaría ejercer mi profesión como docente EIB? En las comunidades nativas de mi región, en los lugares más olvidados, en las comunidades fronterizas donde nadie quiere ir, porque un docente es un héroe que forma a las nuevas generaciones”, agrega.

El joven talento ha compuesto sus propias canciones. Él tiene muy seguro que seguirá difundiendo con orgullo el arte shipibo. Ya cuenta, por ejemplo, con una cuenta de TikTok (@koshirono7) donde se le puede oír cantar. Se recomienda cerrar los ojos y dejarse llevar por su voz para descubrir con más claridad los efectos que esta nos produce en el alma y la calma que nos brinda para, por un momento, soñar despiertos.