Buscan a exalumno por asesinato de sacerdote jesuita

452
En Bagua. Religioso Carlos Riudavest será enterrado hoy en la zona donde vivió los últimos 38 años educando y formando a jóvenes de las comunidades Awajún y Wampis.
En homilía. El padre Carlos Riudavets Montes dedicó la mitad de su vida a formar y educar jóvenes de las comunidades nativas de Amazonas. Era muy querido.
Entre cánticos y oraciones cargadas de resignación, decenas de personas realizaron una vigilia en la parroquia de Bagua y luego en Chiriaco, pidiendo el descanso del padre Carlos Riudavets Montes (73) asesinado la noche del jueves en el comedor del colegio Fe y Alegría N° 55 Valentín Salegui, donde trabajó 38 años realizando labores de profesor, director y, finalmente, promotor.
«Lo conocí cuando era pequeña, me enseñó mucho. Ayudaba a los necesitados y lo dio todo por ellos. Dios lo tenga en su gloria», cuenta consternada Rosa Cardozo, una exalumna, quien no entiende por qué los asesinos se ensañaron con el religioso que era muy querido y conocido en el oriente peruano, especialmente en Amazonas.
El sábado por la mañana los restos del sacerdote y defensor de los derechos de los pueblos nativos adyacentes a los cinco ríos de Amazonas, fueron llevados a Chiriaco, en el centro poblado de Imaza, donde pasó más de la mitad de su vida, para ser velado y enterrado hoy domingo al mediodía, señaló en un comunicado la Compañía de Jesús del Perú.
Por otro lado, peritos de criminalística recogieron muestras de tejido orgánico (piel) hallado en las uñas del sacerdote, así como cabellos y sangre en la escena del crimen, para ser analizados y usados en la identificación del autor o autores del espeluznante crimen que ha conmocionado a toda la comunidad religiosa del oriente del país.
La hipótesis que la Policía maneja es que el párroco habría sido atacado por un exalumno. Ello tras las declaraciones recogidas de dos profesores y un vigilante. El sospechoso aún sigue como no habido.
Sospechoso habría huido hacia Loreto
El presidente de la junta de fiscales de la ciudad de Chachapoyas, Silverio Ñopo Cosco, ordenó a los médicos forenses y peritos de criminalística extremar el cuidado al momento de recoger evidencias y restos en el lugar del crimen del religioso. Ello luego de confirmarse que el sospechoso había huido hacia la zona de Sarameriza, en Loreto.
Las autoridades del Vicariato de Jaén arribaron a la localidad el sábado para participar en la ceremonia fúnebre del religioso.
Debido al asesinato del padre Carlos Riudavets, aún no se ha confirmado si las clases se reiniciarán mañana lunes 13 de agosto en el colegio Fe y Alegría Nº 55 Valentín Salegui.