CEM | Pocos establecimientos y falta de intérpretes en comunidades nativas

122

El día lunes 31 de enero a través del Lanzamiento de la campaña “Haz la diferencia frena la violencia”, se realizó la entrega de spots en lenguas originarias Awajún en la comunidad nativa de Tutumberos, Bagua, a fin de dar a conocer a la población sobre la prevención de la violencia a través de elementos comunicacionales, sin embargo, comuneros reportan que no se cuenta con intérpretes para recibir las denuncias y desarrollar los juicios en lengua Awajún.

Según el Centro de Emergencia Mujer (CEM) existe un limitado número de establecimientos receptores de denuncias, constando de una por cada provincia. Esto implica que las mujeres que viven en comunidades indígenas deben recorrer largas distancias para llegar al establecimiento y asumir el costo de dicho transporte. Se debe tomar en cuenta, además, que en zonas fluviales los costos de transporte son aún más elevados.

Georgina Rivera Paz, Lideresa del Consejo Indígena Amazónico del Perú, trabaja con 37 comunidades Awajún de Amazonas, sostuvo que, de cada diez mujeres indígenas, cinco son abusadas sexualmente en Amazonas, por foráneos o por los propios indígenas. Sin embargo, asegura que los casos no son reportados porque hay desconfianza en el sistema judicial y los indígenas prefieren administrar justicia según sus propias reglas y principios.

“La desconfianza, es por la demora en los procedimientos legales, la presunta corrupción del Poder Judicial y del Ministerio Público, así como la falta de traductores de lengua Awajún. hay mujeres indígenas que se acercan a denunciar, pero no pueden ser comprendidas porque no hablan español” indicó Georgina.

Cabe acotar que, los casos de violación sexual son más frecuentes en las adolescentes de 12 a 16 años, por ser menores y vírgenes. “Las víctimas no reciben tratamiento psicológico porque los casos no son reportados, en la justicia indígena, el hombre que agrede a una mujer debe retirarse de casa por un periodo máximo de tres meses en casos graves, pero luego debe regresar. No hay una reparación real para la víctima: no recibe acompañamiento psicológico ni se denuncia estos casos a nivel judicial.

No obstante, hasta mayo del 2021 el Centro de Emergencia Mujer de Condorcanqui reportó 80 casos de violencia contra las mujeres en este territorio habitado por los Awajún, por lo que el CEM debería realizar un plan estratégico para salvaguardar a las mujeres que conviven con costumbres enraizadas, evitando que las víctimas vengan hacia ellos, sino haciendo un seguimiento meticuloso y un trabajo de prevención articulado para no presenciar un aumento de casos e