Marketing y Cultura: Letras Itinerantes | COLUMNA

291
Marketing y Cultura: Letras Itinerantes | COLUMNA

La reciente estrategia de marketing turístico realizada por la Municipalidad Distrital de Moche en la Libertad y su ahora tan aclamado huaco de la fertilidad o simplemente huaco erótico sin duda han generado opiniones positivas y negativas las cuales se fueron atenuando al pasar de los días algo que estaba mapeado o previsto como parte de la estrategia de marketing.

Netamente como estrategia de marketing turístico cumplió sus objetivos pues se habla hasta hoy en medios nacionales e internacionales y es tendencia en redes sociales pues ha generado un nuevo punto turístico en plena panamericana y que da la bienvenida a MOCHE y su circuito turístico del famoso templo del Sol y la Luna.

Dentro de las opiniones sobre el Huaco erótico podemos mencionar la del arqueólogo Walter Alva quién indica que “No es que en las vasijas ellos hayan representado su vida diaria. Lo que hicieron fue plasmar escenas rituales y lo erótico está enmarcado en el principio de la vida”, con estas declaraciones se podían paños fríos a los que mencionaban que se puso los huacos para hacer referencias sexuales simbólicas y generar el morbo en la población. Con esto se aclaraba la parte cultural de la estrategia. Hoy cumpliendo los objetivos de la estrategia de marketing el lugar donde están ubicados los huacos son una parada obligatoria para turistas locales nacionales y extranjeros.

Hoy nuestra Municipalidad Provincial de chachapoyas da inicio nuevamente después de una primera presentación algo accidentada a las llamadas letras itinerantes “CHACHAPOYAS” por supuesto es una estrategia más sobria y un poco más tradicional y conservadora cómo es nuestra tierra, sin embargo, tienen el mismo objetivo generar un atractivo para llamar la atención o hacer “tendencia” y generar la intención de conocer nuestra ciudad.

Las criticas obviamente llegaron más rápido que los visitantes a las letras, llegaron también los conocedores de nuestra cultura y tradición para expresar su punto de vista y dar a conocer aspectos que muchos de nosotros desconocemos como es el caso de los balcones expuestos junto a las letras itinerantes no son coloniales por que desaparecieron en un terremoto de 1928, todos esos detalles forman parte de generar la expectativa de conocer e investigar y recibir un poco de enseñanza de los estudiosos y conocedores del tema.

Estoy seguro que si realizaríamos una muestra de balcones Chachapoyanos seguramente la foto que acompaña las letras no estaría por que el publico objetivo sería otro mucho mas profesional y no se podría pasar ningún detalle.

Por ahora vayamos a tomarnos foto con las letras que visitarán diferentes puntos de la ciudad y esperemos que pasen las lluvias y se tenga noches estrelladas y de luna llena para tener un marco espectacular desde el mirador del colorado, no creo que la estrategia sea tan potente como la del huaco de MOCHE, pero de que funciona sí estoy seguro, a partir de ahora ya diré a mis amig@s que nos visitan que los hermosos balcones que vemos en algunas casas que hay en nuestra ciudad no son coloniales, siempre se puede aprender.