Quemia, un pueblito olvidado de Amazonas | Columna

68

Entre dos puntas de dos cerros, arriba, en las laderas orientales de los andes, se encuentra un pueblito que tu amazonense, que tú, peruano, nunca en tu vida lo escuchaste. QUEMIA SE LLAMA, y tiene la categoría de Anexo, perteneciente al Distrito de Cocabamba, en la Provincia de Luya. De Quemia podemos decir que, su insignia ES EL ABANDONO. Las autoridades regionales y locales, generacionalmente lo han consagrado en una palestra, donde el olvido, la desidia y la mediocridad; han sido sus principales acciones si queremos verlo desde la gestión pública. Es que sus pobladores son humildes, son sencillos, viven en la sobrevivencia, en sus chacras, junto a sus animales de crianza; no es que NO TENGAN VALOR PARA HACER VALER SUS DERECHOS, sino que su modo de sobrevivencia ante la pobreza y las carencias de servicios básicos, les han hecho unos ciudadanos que priorizan llevar el pan de cada día a sus hogares.

Según el Mapa de Pobreza 2018, Amazonas cuenta con 08 distritos ubicados entre los 200 distritos más pobres del Perú, 05 de esos distritos se encuentran en la Provincia de Luya, entre ellos está Cocabamba, justamente donde está Quemia. Por tanto, la pobreza en este Centro Poblado, es el rasgo natural que les acompaña generacionalmente. Anotemos que Cocabamba es un distrito que cuenta con una población aproximada de 2,149 habitantes.

La profesora de la escuelita de Quemia, me escribe diciendo: “Elmer, por favor, dé a conocer la situación del anexo donde trabajo, me siento triste y a la vez impotente al ver la pobreza, los limitados servicios básicos; y a puertas del inicio de clases presenciales, la escuelita está en malas condiciones”. Yo no podría dejar de lado esta realidad lamentable, y ante la demanda justa de la docente, describo la triste realidad que viven sus ciudadanos, para que las autoridades regionales y municipales, funcionarios de la DREA y otros; al menos SE HAGAN UNA, antes de dejar sus puestos, y muchos de ellos y ellas, quizás estén como candidatos para las próximas contiendas regionales y municipales.

HAGANSE UNAS AUTORIDADES Y FUNCIONARIOS, Quemia es un pueblito en el olvido, solo tiene una escuelita, la 18127 con solo dos docentes y un PRONEI con un docente. Les diré señores autoridades y funcionarios que, en este pueblito, muy humilde, por cierto; sus alumnos no suman más de 30, y a pesar de eso, sus aulas están en condiciones lamentables. Las casitas son rurales, construidas de adobe. Les paso EL DATO, que no cuenta con agua potable, menos con desagüe; imagínense, solo tienen una pileta que abastece agua a todo el pueblito.

En este pueblito, sus pobladores queman sus basuras porque no tienen donde depositarlas, trayendo como consecuencia la contaminación ambiental y de sus tierras. Es muy limitado el acceso al Internet, la gran mayoría no accede a la televisión y la radio porque no hay antenas, y si las hay, están malogradas. Los ciudadanos en cuanto a su alimentación, son dependientes exclusivos de los productos de sus chacras, no llegan alimentos u otro tipo de abastecimientos porque los carros llegan de vez en cuando.

En líneas generales, el Anexo de Quemia, es el “rostro” del olvido por parte de nuestras autoridades y funcionarios; Quemia es el “rostro” que representa la pobreza de los pueblos de Amazonas; Quemia es la careta de un departamento donde sus autoridades y funcionarios regionales y municipales, generacionalmente NO han hecho GESTIÓN PÚBLICA, y han truncado el desarrollo de diversos pueblos alejados y olvidados como Quemia.

Fuente: Elmer Antonio Torrejón Pizarro