Rumbo al Rosario de perlas | PARTE 3

207
Rumbo al Rosario de perlas | COLUMNA

Triduo (12, 13 y 14 de agosto)

Parte 3

Una banda de músicos despierta y contagia alegría, pone el ritmo que hace bailar a todo mundo y marca el paso gallardo a la fe de cada uno en las procesiones religiosas. El arreglo de calles es el recibimiento de los vecinos cuando los recorridos inician a cada capilla de la ciudad, los arcos cubiertos por coloridas telas, los espectáculos de luces de los castillos y bombardas y el arte implantado en las alfombras son el panorama perfecto de nuestra fiesta patronal.

Chachapoyas tiene los insumos para hacer su fiesta. El 90% fueron de la ciudad, si algo caracterizó a las festividades 2019, fue la participación de mas de 700 personas entre artistas, devotos, colaboradores, para decir amamos lo nuestro y consumimos lo nuestro. Los cartuchos, la azucena y la chumaychada dan fe con su firma en cada capilla y catedral.

Mama Nate, Santo Domingo, Cruz de Tingo pampa, Señor de Contrición, San Agustín, Buena Muerte, Virgen de Fátima, Tushpuna, Basílica catedral y Santuario Virgen Asunta. Son templos a donde en la actualidad visita temporalmente nuestra patrona en sus fiestas patronales. La idea es que cada año, aumente la convocatoria de participantes en los recorridos, algo que las instituciones educativas, las instituciones públicas y privadas pueden recuperar.

El triduo no pudo tener mejor final, 12, 13, 14 de agosto nuestra Virgen Asunta recibe a sus devotos y creyentes en la catedral, acompañado después de varios años por verbenas que, cronometrados culminaban a la media noche con sus minutos adicionales sólo si era por pedido del público. Los grupos de danzas del día 12, el acordeón del día 13 y la lista de artistas del día 14 cerrando con broche el retorno a los escenarios del grupo los Kuelap y la puesta en escena de la Asunción de nuestra patrona, al momento de la serenata (idea de Walter) grabaron recuerdos en la mente y el corazón de cada persona que llenó la plaza de la ciudad.

Una plaza en modo pendiente, no evitó retornar a los tradicionales castillos y a las famosas mundialmente, alfombras elaboradas exclusivamente para la procesión del 15 de agosto en todo el perímetro. El cansancio de un grupo organizador queda de lado por el entusiasmo. No es normal que la energía de inicio se mantiene en toda las festividades, como estoy seguro le pasará a cada comité.

No es normal, que el único error de organización, fue no coordinar con nuestro animador principal para el día 13 y de la multitud saliera un voluntario para hacer el Show de la noche. No es normal, que aparezcan donativos acompañados por testimonios de fe de Chachapoyanos en momentos cruciales. No es normal, que un comité tenga integrantes de diversas religiones pero los más empeñosos en la organización. No es normal, que al presidente se le pierda la corbata azul que usaría para culminar las festividades y tenga que suplirla con una corbata que por casualidad era del mismo color del vestido de la patrona en su retorno al santuario. No es normal, que el alcalde con pasaje en mano a un evento importante, decida en el último minuto acompañar a nuestra patrona en el fin de sus fiestas (algo que no olvidará estoy seguro). No es normal, que un ministro o nuncio del papa, se haga presente por primera vez en Chachapoyas para sus fiestas, que en complicidad con el párroco y autoridades religiosas, aprobaran el trabajo realizado por el comité, obsequiando públicamente, un ROSARIO bendecido por el papa que se custodia en mi persona y lo guardamos con mucho afecto.

Hay mucha experiencia vivida, mucho por contar y mucha fe que mostrar. Aún queda en el camino personas y creyentes que se sienten distanciados de la religión católica, exageradamente discriminados dicen algunos que se rehúsan a mostrar su fe de cerca por no compartir ideas y percibir grupos cerrados en la religión. Fue un pedido constante en mi paso por el comité de fiestas patronales 2019. Particularmente diré, que yo no lo noté. Que al contrario, si algo caracterizó a este grupo, fue de CONVOCAR a TODOS, se vendió la idea de que cada uno es importante como grupo, individualmente no somos nada. Que para enseñar hay que aprender y hasta desaprender. Y yo, aprendí mucho y continuamos porque la vida no para.

Gracias Virgen Asunta. Patrona de Chachapoyas lugar donde nací, crecí y descansaré cuando nos toque partir al Oriente eterno.

Palmas para ese grupo con quien compartí un comité. Mis respetos de quienes aprendí los pormenores de una festividad religiosa.

Invito a los jóvenes a involucrarse, a participar y formar parte de las nuevas generaciones de comités. Para mí, eso es tradición.

Fin.