Rumbo al Rosario de Perlas | PARTE 1

227
Rumbo al Rosario de Perlas | COLUMNA

El Triduo (12, 13, y 14 de agosto)

Parte 1

“La tradición regresa” fue el lema que llevó en el pecho el comité de fiestas patronales Virgen Asunta 2019. No fue una persona definitivamente, fue un equipo que rompió todo pronóstico de tradición y quietud de unas fiestas patronales tradicionales en su edición 177 de fe y devoción.

Agosto 2018. Las llamadas se cruzaron y las propuestas nacieron de hasta 3 grupos de comités (algo insólito sabiendo que en los últimos años ya nadie quería asumir la festividad patronal mas grande de Amazonas). En el camino, quedó la propuesta de trabajadores de una entidad pública, mientras que los otros dos grupos de: ex alumnas de la promo Virgen Asunta y grupo de amigos de empresas privadas se sentaban en una cafetería conocida de la ciudad en plenas fiestas patronales 2018 para definir quién asumiría el reto 2019. Ponerse de acuerdo no es fácil pero si estratégico. El cafecito con su tamalito hizo efecto y se juntaron para las fiestas patronales Virgen Asunta 2019.

Setiembre 2018. Las ideas sobraron y llenaron la mesa de trabajo en los ambientes de la parroquia Chachapoyana. Mucho por hacer y poco por quejarse, un reto el de mantenerse firmes durante un año de permanencia. “La virgen hace su fiesta” es la primera frase recogida de la mesa, “la mama es prosa” también dijo una devota. “Los comités no duran y se desorganizan” dijo el más entusiasta. “Los eventos pro-fondos no son rentables” dijo un promotor. “En el comité nadie sabe de religiosidad” dijo el pesimista. Pero también se escuchó de la más seria del grupo: “Tranquilos que estamos apurados”. Y para rematar el apurado con pinta de tranquilo dijo: “Nadie tiene fe a algo que no conoce”. Y así se inició.

Octubre 2018. Se presentó en tercera reunión de comité el plan de trabajo a desarrollar de nuestras propuestas en base a nuestro escaso conocimiento y alucinación de lo expectante que podría ser una fiesta patronal. De iniciar como todo comité con cero soles, dos ceros de cuota y tres ceros de entusiasmo.

Noviembre 2018. Se hizo la presentación mediante conferencia de prensa al comité de Chachapoyas y Lima. Sé planteó trabajar en el área religiosa, social, cultural y recreativo. Cada integrante tenía su función, responsabilidad y compromiso. Pero lo más importante era la capacitación que recibiríamos por parte de los expertos en religiosidad de la ciudad. Era más que necesario.

Diciembre 2018. Con éxito o no, nuestro primer evento pro-fondos era realizado mediante una cena navideña, la recaudación de fondos es la letanía de cada comité y lo empezábamos a vivir, pero no hay desánimo cuando tienes a un grupo diverso de empeñosos, estrictos, voluntariosos, renegones pero con fe. La pausa se tomaba por fiestas navideñas con la familia. Cada uno iba a tomar energías para el trabajo que se venía con fuerza en el 2019. Y hasta que llegó enero mes de decisiones, de aprendizajes y hasta de retiros de algunos integrantes.

¿Qué pasó entre enero y julio – 2019?

¡Continuará!…