El año del Bicentenario | COLUMNA

832
El año del Bicentenario | COLUMNA

Lo que parecía lejano, distante, ingresamos a la recta final de un ansiado tributo a una gesta patriótica en su tiempo para hacer del Perú, una patria libre y soberana. Este año recordamos los 200 años del primer grito nacional por la libertad. El 2021, no es un año cualquiera, será de celebraciones y espero de algo más.

En toda esta pléyade de actividades conjuntas, no se puede minimizar el enorme papel que tocó desarrollar a cientos de amazonenses (Chachapoyas en su época) que ofrendaron su vida, su inteligencia, capacidad intelectual al desapego del yugo español. Desde Juan Portocarrero, Matiaza Rimachi (héroes de Higos Urco), José F. Hernández, Toribio Rodríguez de Mendoza, Antonio de Andueza, Miguel Rojas Mesía, José del Carmen Marín, entre otros, en estos doscientos años consolidaron esa libertad mediante acciones nobles por consolidar la patria.

No podemos desconocer que desde diciembre de 1820 ya los chachapoyanos se involucraban con la libertad, haciendo pregón lo que hicieron en Lambayeque y Trujillo. Desde la firma del acta de la independencia, hasta la aprobación de la I Constitución Política, lleva el pensamiento y el ingenio de nuestros paisanos que aportaron orgullosamente con los pilares ideológicos y filosóficos en que se construiría la futura república; por lo que NO PUEDE SER UN AÑO CUALQUIERA PARA AMAZONAS.

El Bicentenario, también, debe permitirnos que otras mentes, otros ideales brinden su aporte al futuro. Ese futuro, no requiere más de lo mismo, debe ser marcado por oportunidades recuperadas y población con el disfrute de sus beneficios y derechos. Se necesita nuevos tipos de líderes, de gestores públicos, de proyectos y rediseño de políticas regionales que hagan de Amazonas, la tierra que fortalezca su espíritu libertario, pero también sus sueños de ser cada vez mejor, sin excluidos, sin ciudadanos se segunda, sin hambre, sin educación, sin sueños ni futuro.

Doscientos años de celebración, debe ser más que buenos deseos, también pasa por comprometernos. Personalmente, asumo el reto de seguir aportando desde donde pueda por ver crecer a mi tierra: AMAZONAS.