El SUTEP cumple 50 años de creación heróica

199

«Ninguna gran obra humana es posible sin la mancomunidad llevada hasta el sacrificio de los hombres que la intenten”. José Carlos Mariátegui

Al magisterio y al pueblo peruano:

  1. Hoy nuestro sindicato cumple 50 años de existencia en el seno del pueblo. La historia nos brindó la oportunidad de surgir en una época de gran convulsión social y en plena lucha por un nuevo orden mundial más justo y más humano; así como, en defensa de la democracia y la escuela pública de calidad para todos, y con mejores condiciones de vida y trabajo para los maestros y auxiliares de educación, postergados por los diversos gobiernos de turno que sacaban provecho de la división que reinaba en el magisterio nacional para no atender sus justas reclamaciones.
  2. El Congreso Nacional de Unificación del Magisterio Peruano se desarrolló en el Cusco milenario, cuna del primer grito de libertad contra el yugo español, simbolizado por la gesta heroica de Túpac Amaru y Micaela Bastidas; tierra bendita de dignos luchadores sociales como Emiliano Huamantica, Pedro Huillca, José Jara Pantigoso y Efraín Portillo; donde participaron más de 600 delegados de todas las regiones del país; quienes desde el 2 al 6 de julio abordaron una agenda sobre el marco histórico cultural a nivel mundial y nacional; así como, la situación de la educación y el magisterio frente a la dictadura militar; culminando con la creación del SUTEP y la elección del primer Comité Ejecutivo Nacional, liderado por nuestro inolvidable Horado Zeballos Gámez y una pléyade de trabajadores en la educación de diversa orientación ideológica y política, pero comprometidos con el carácter de FRENTE ÚNICO que caracteriza a nuestra organización sindical.
  3. Precisamos que con la creación del SUTEP se cerró una etapa del sindicalismo magisterial caracterizado por la división, conciliación, capitulación y paralelismo, ajeno a los intereses de clase, que existía en esa época; y, se inicia una nueva etapa, inspirado en las enseñanzas del Amauta José Carlos Mariátegui, la de un sindicalismo clasista, consecuente, febril, fértil y combativo. De un sindicalismo caracterizado por una línea de masas, de todo con las masas y nada sin ellas; de lucha programática y no sólo reivindicativa. De duro cuestiona miento al viejo y caduco sistema imperante, a sus instituciones y representantes en las esferas gubernamentales.
  4. Asimismo, el magno Congreso del Cusco generó una organización de unidad clasista, con un Pliego de Reclamos que exigía los derechos fundamentales: un sueldo básico para todos los maestros y auxiliares de educación, su estabilidad laboral, el derecho irrestricto a su organización sindical y a la huelga, pero también el derecho a proponer políticas educativas para cambiar el caduco sistema educativo; también «aprobó el Estatuto del SUTEP y distribuyó los cargos del Comité Ejecutivo Nacional entre los delegados elegidos por las bases regionales, siendo la primera vez que el magisterio contó con una dirigencia nacional seleccionada por las bases» (Pezo, C. et al. (1981 ). El magisterio y sus luchas (1885-1978. Lima: Deseo, pág. 158).
  5. Consideramos que uno de los aportes esenciales del SUTEP, desde su fundación, fue su presencia en las luchas del pueblo peruano, participando activamente en la creación de los Frentes de Defensa de los Intereses del Pueblo (FEDIP), una relación fluida de los docentes y auxiliares de educación con los sectores postergados de nuestro país, relación que para la clase dominante es, casi, un «delito» y una «ofensa» contra la vieja concepción que define al maestro como un «apóstol» pasivo e inclinado frente al poder de turno, tal como lo reflejará nuestro poeta universal en el cuento «Paco Yunque» (Vallejo, C. 1931 ).
  6. Si bien es cierto que aparecimos como legítimos representantes del magisterio peruano, sin embargo transcurrieron 12 años para que nos reconocieran legalmente un 6 de julio de 1984, porque nuestros fundadores decidieron, de manera acertada, no ser un SINDICATO PROGOBIERNISTA, sino una herramienta de defensa de los sagrados intereses de los trabajadores en la educación y la forja de una sociedad más justa y más humana. Los gobiernos autoritarios y las organizaciones violentistas han intentado destruirnos, directa y/o indirectamente, mediante la formación de gremios gobiernistas y, otras veces, liquidaron a los maestros que osaron enfrentarse a la insania terrorista.
  7. El XIX Congreso Nacional, realizado en la ciudad de Lima en marzo del presente año, ha ratificado el carácter de FRENTE ÚNICO del SUTEP, con total independencia de todo gobierno de turno, partido político o confesión religiosa, promueve la unidad y cualificación profesional del magisterio peruano desde sus orígenes en la década del 70; por ello, se rememora a los dignos maestros, maestras y auxiliares de la educación que mediante la UNIDAD SINDICAL CLASISTA se comprometieron con el desarrollo del SUTEP hasta obtener su reconocimiento legal en julio de 1984, después de 12 años de lucha; a pesar que la legitimidad lo ostentaba desde el Congreso de Unificación.
  8. Además, los doce años de lucha por el reconocimiento legal, negado por el gobierno militar de Velasco Alvarado y, luego, de Morales Bermúdez, que algunos docentes investigadores han denominado periodo histórico del SUTEP, debido a que fue una época de represión, deportación, despido y liquidación de dirigentes, que contó con la solidaridad del pueblo y algunos partidos políticos y se convirtió en una lucha anti dictatorial y por la democracia; etapa que debe ser estudiada en la actualidad, para potenciar nuestros aciertos y superar nuestras dificultades en un contexto muy difícil para la profesión docente, en vista del accionar mediocre y sectario del gobernante de turno y su operador político anarquista que, cual titiritero, maniobra en la sombra acompañado de su gremio propatronal denominado FENATEP, reconocido en 24 horas; en comparación, a los 12 años de lucha del SUTEP por obtener el reconocimiento legal, bajo la orientación del sindicalismo clasista.
  9. Firme en los principios del sindicalismo de clase, nuestra organización sindical persiste en la lucha por los derechos del magisterio nacional y de la educación pública, gratuita y de calidad, como medio para alcanzar desarrollo sostenible y justicia social en el Perú; así como, combatir la corrupción y la ineptitud del oportunismo que no cumple sus promesas electorales; entonces, en los 50 años de nuestra fundación y en el Día del Maestro, ratificamos nuestro compromiso de fortalecer la línea de masas y la unidad sindical clasista para enfrentar un contexto neoliberal, donde reina la mentira, la inmoralidad, el individualismo, la inseguridad, la depredación del ambiente y las desigualdades sociales.
  10. Finalmente, ratificamos nuestra solidaridad con las víctimas de la pandemia y la evocación eterna de los maestros que fueron asesinados por el terrorismo; así como, sustentar las justas demandas de los docentes y auxiliares de educación en la Mesa de negociaciones que se ha iniciado con el Ministerio de Educación (Minedu), porque los hechos han demostrado que el SUTEP ha sido ratificado como el sindicato mayoritario e interlocutor válido del magisterio nacional.

iEI SUTEP Es uno solo y nadie lo divide!