Gratitud para los integrantes de una promoción genuina como especial

924
Gratitud para los integrantes de una promoción genuina como especial

«Es maravilloso cuando vas de tumbo en tumbo como una suerte de oveja negra y a pesar de ello un grupo que no fue tuyo te acoge para siempre.»

PROMOCIÓN 1992 COLEGIO «SEMINARIO JESÚS MARÍA» Octavio Ortiz Arrieta.

NO SE GRADUARON ALUMNOS…SE GRADUARON LEYENDAS.

Esta historia camina ingenua, ligera, lenta, triste, alegre, anecdótica, unida, separada, reunida por la tecnología y las redes sociales, ya va por un espacio de 30 años…sigue.

Años 70’S

La neblina como siempre perenne, las brisas frías matutinas, de las tardes y noches, los días soleados, los vientos fuertes como los de ahora que es agosto con sus cometas.

En general el clima chachapoyano es peculiar;

En un solo día puede tener los cuatro climas.

Tarde noche el sereno brutal, la brisa matinal como primaveral, a medio día verano, tarde de otoño, oración y noches de invierno.

Avanzando los 70’S casi a la mitad, un año, quizás dos, nacían varones, la mayoría en el distrito y provincia de Chachapoyas, uno que otro en lugares distantes, tan lejanos hoy por la vida y el paso del tiempo que no perdona…los hizo partir.

Infancia dorada.

Niñez maravillosa, con pesares y carencias pero única.

JARDÍN

Los jardines que recuerdo, el Infancia, a media cuadra de la Zapla (plaza), por Jr. Grau, ya no está más.

El Piloto, casi en el parque de Belén, media cuadra antes por Jr. Piura, hasta la actualidad.

PRIMARIA

La primaria en mi caso el año 1981, (repetí Transición), la gran mayoría en 1982.

Llegar temprano.

Bien uniformaditos, (pantaloncitos y chompas grises, camisa blanca impecable), bien recortadas las uñas, limpios los pies, más notorios los que íbamos con llanques, cuello, manos, pañuelo doblado y bien planchado como la raya del centro de la basta.

Cabello corte escolar, bien peinaditos, daba la bienvenida y revisaba el Prof. Wilson Zuta Quintana con vara en mano.

Los útiles;

Capacho gris, bordado por mi madre, mi apellido y su letra peculiar.

Mochilas ordenadas.

Borrador con hueco en el centro y su cordel al cuello para no perderlo.

Lápiz bien tajado.

Tajador limpio.

Cuadernos bien forrados, sin caranshos, (filos doblados al usar).

La formación al paso ligero, en orden de tamaño, de menor a mayor, (a veces contrario), por columnas y filas alineados.

Orden cerrado a pie firme;

¡Por columnas cubrir!

¡Alinearse!

¡Firmes!

¡Descanso!

¡Por columnas cubrir!

¡Firmes!

¡Atención!

¡Atención!

Ordenaban los brigadieres de aula.

Luego el brigadier general, para dar paso al encargado de OBE, la oración de la mañana.

Indicaciones del director Pbro. Pedro Pablo Reátegui del Águila, un personaje díscolo, sabio, sabía latín, gustaba del buen vino.

Ya en clases, las carpetas bipersonales sin basuras en los cajones, en silencio, total atención al Maestro. Para participar levantar la mano.

Las tareas bien hechas, si llegabas tarde, escuchabas paradito en una esquina.

Los Maestros exigentes, serios, algunos radicales, palo limpio a los marrajos, tardones, y faltones.

De hecho había toda clase de compañeros;

La lista en orden alfabético.

Los motes, chapas, alias, apodos que nunca faltan.

Calendario cívico escolar.

Festividades: primero de la escuela, aniversario, (no había secundaria), el patrono San Luis Gonzaga.

Lista de los Maestros que recuerdo;

Padre Juan Rimachi Montoya,

Oscar Salazar,

Enrique Valdez, (Misho),

Eurico Gutierrez, (Oso),

Javier Montoya,

Nestor, Vigo, Javier, Pedro, Nelson Herrera, Bustamante entre otros…

En mi favorita biblioteca Don Benignito.

En la guardianía y casi siempre en la puerta Panchito, que ha escondidas nos vendía caramelitos.

Todos en conjunto hacían que la DISCIPLINA sea axioma y premisa fuerte…con carácter…para toda la vida.

Un día se terminó la primaria sin más, se fue tan rápido dejando enseñanzas como leer correcto, escribir, dibujar, al ajedrez, el maravilloso PERCENTIL ORTOGRÁFICO, me deleitaba revisar mi diccionario Oceano Uno, cada palabra, tratábamos de tener una muy buena ortografía.

Aquí a los que nos gustaba bailar, atentos a las matines que hacían la pre-promo de primaria de Las Palmeras, La Fiscal de mujeres, las del San Juan.

Solo en dibujo, percentil ortográfico, cívica, lenguaje, geografía del Perú y del mundo, e historia tuve 20, recuerdo que hacíamos que los recreos sean eternos, correr del patio al traspatio, saltar, jugar al melito, tres en raya, damas, ludo, a la pelota con apuestitas de lapiceros, educación física una aventura porque a veces subíamos al Colorado, si te tocó con el Oso Gutierrez, agárrate, te hacía cargar pelotas de basket llenas con arena y en marcha de patito a dar vueltas la loza al derredor de los arcos.

Así, con tanto y poco se fueron 6 años…

SECUNDARIA

Llegó la secundaria a finales de los 80’S,

Claro que fueron años de cambios, una inolvidable y nueva historia que queda impregnada en cada uno que la vivió.

Los 90’S y la adolescencia.

Aquí ya sonaba con fuerza las discos, ChachaPower en la Zapla, el Aries y sus matiné de viernes y sábado por las tardes.

Luz de Luna, El Alfa 2000, finalmente El Salonazo.

Nuestras primeras ilusiones y enamoramientos.

La moda que no incomoda, jean’s pantalones, tillas de marca, camisas coloridas, las billeteras de cuero, el peinado disparate.

Mi primera enamorada V.J.E., solo una horita después de misa, a la salida, vueltitas en la Zapla, en las matiné, en la biblioteca El COPRA, en el coliseo, una caminata desde la Zapla, por Jr. Triunfo, Jr. Amazonas, quizá Jr. Piura, salir por Belén, y llegar a Cuarto Centenario para un abrazo interminable y un piquito.

No se olvida el primer Amor.

[Este año 2022, por iniciativa de un manojo de compañeros se organizó el reencuentro de los 30 años de egresados. Cabe resaltar que para los 25 años, (bodas de plata), hubo una reu.

Me perdí el reencuentro por razones de trabajo y una emergencia].

Los 90’S vinieron cargados de tantas cosas nuevas, hasta de miedos, el principal para las iglesias, la segunda venida del mesías, para los científicos que las computadoras volverán a cero, el nuevo milenio.

Ya sabemos lo que ocurrió, el último decenio para transitar hacia un nuevo siglo, somos una generación privilegiada, pues pasamos de centuria, y estamos viviendo lo vertiginoso de la tecnología.

Las mañanas a las carreras, en dirección nor-oeste de la ciudad. Entre los jirones Chincha Alta y Ayacucho, por la mitad de este último la entrada.

7: 15 am.

El Prof. Germán palo en mano esperaba en el ingreso.

Las órdenes las mismas, las formaciones idénticas a la primaria.

Una pena honda cuando nos separaron en 1er año, un grupo a la B, otro a la A, surtidos.

Como siempre;

ESTUDIO TRABAJO DISCIPLINA,

Las marchas y ensayos con la banda de guerra.

Aquí hay una magia especial, pues se organizó el equipo de basket, un grupo de muchachos con juego genial, ganadores en toda instancia.

Henry Vela, (cuy), Sandro LaTs, César Polo, Jorge Santillán ,(curita), Wilder Castillo Calle, Jorge Jalk Arana, (gallo), Julio Pulce de otro grado.

En junio, julio para fiestas patrias, concursos internos, los premios banderines para escritorio.

Para la secundaria hay una promoción inolvidable, 1990, estaban: Napoleón Caro Tuesta, Mario Ocmin, Shola, (Solano), Cañito, José Luis Shimbucat Taish, (nativo de Condorcanqui), Abraham Rojas, y otros alumnos.

Los docentes;

Elías Enrique Guevara Mestanza,

Victor Arellanos Meza, (+),

Juanita Portocarrero,

Hugo Aliaga Meza,

Huablocho, (para Cuy: Huablishon),

La bella Betsi laboratorista, (+),

Rubén Llumpo Cumpa,

Rodin Castro

Aníbal Gutiérrez

Pedro Fernández Ventura,

La de inglés que encandilaba nuestros días, guapa Teacher Doris Obregón Tenorio,

Segundo Máximo Torres Cubas

Llegó para mi, un aciago año, 1991, un año que volvió a girar todo mi existir, tuve que irme y no me detuve hasta hoy que escribo estas líneas, hay lágrimas de hecho.

Aquí está la respuesta del porque no terminé con mis segundos camaradas, Jorge Luis Mori, mi Pulguita tu duda se aclara: no pude con química y su cargo de tercero, recargo en cuarto, mate hasta el win…

Química nunca lo salvé, ya es un súperhipermegarecontraultra cargo, pero ello no impidió seguir con mi vida, como ustedes hermanos de la vida.

Un exámen, un 20 no define a las personas.

Si el sistema educativo fuera realmente inclusivo, no se perderían enormes talentos.

Somos una generación con vivencias únicas, en su propio tiempo, espacio, vida, con linda historia, ahora empecinados en crear lindos recuerdos para la posteridad, para nuestros nietos.

¿A dónde se fueron 30 años?

¿Cómo estamos?

¿Qué hicimos?

Ya no somos jovencito, pero siempre seremos los niños de los maravillosos 80’S.

Los muchachos de los 90’S.

Home work, (trabajo para la casa)…

Gracias infinitas por leer hasta aquí…

Un abrazo fraterno para sus esposas e hijos.

Gracias Guerreros lectores por leer como siempre mis historias.

Texto original Lima 12 de agosto.

Chachapoyas 17 de agosto de 2022.