Navidad: Más luces, menos ruido y el lado oscuro de la pirotecnia

71

El uso de fuegos artificiales en esta temporada del año es muy común a pesar de que está prohibido por casi todas las ordenanzas municipales, tiene efectos perniciosos sobre los perros, así como ansiedad, miedo descontrolado, taquicardia o, en algunos casos, la muerte. Además, se convierte en un martirio para los niños con autismo.

La fobia de las mascotas a los petardos, varios estudios muestran que los perros no tienen la capacidad de racionalizar su ansiedad, y puede que sufran una forma más cruda e intensa de terror. Y eso los que tienen suerte de estar en las casas, la detonación de petardos cerca de un perro puede dañar su oído de forma irreversible.

El caso es aún más embarazoso en niños y adultos con trastorno del espectro autista (TEA) debido a su hipersensibilidad auditiva, pueden reaccionar de diversa forma y grados que van desde irritabilidad, agresividad, miedo incontrolado, llanto de forma continua hasta incluso terminar con una fuerte crisis de ansiedad y pánico, señala la directora ejecutiva de Apoyo al Diagnóstico y Tratamiento del Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas (INCN), Myriam Velarde Incháustegui.

Los ruidos de la pirotecnia sonora hacen mucho daño, por ello es importante tomar conciencia y alentar a la sociedad a que elija los productos de bajo impacto sonoro, aquellos con más luces, y todos podamos disfrutar las fiestas con mayor tranquilidad.

¿Qué necesidad hay de usar fuertes pirotécnicos?