Desarticulan organización criminal dedicada a usurpación agravada y falsificación de documentos.

1917
En un nuevo megaoperativo, la Policía Nacional del Perú (PNP) y el Ministerio Público detuvieron esta madrugada a 15 presuntos integrantes de la organización criminal Los Ilegales de Amazonas, dedicados a la usurpación agravada y a la falsificación de documentos en la región.
De acuerdo con las investigaciones policiales, la organización criminal operaba bajo laudos arbitrales fraudulentos para la adquisición de predios agrícolas, con los que obtenía grandes beneficios económicos para sus miembros.
El ministro del Interior, Mauro Medina Guimaraes, precisó que el trabajo policial previo para este megaoperativo duró seis meses, y al frente de las acciones estuvo la División de Investigaciones de Alta Complejidad (Diviac).
En las intervenciones participaron 393 efectivos y 51 vehículos, con el apoyo de 40 fiscales especializados en crimen organizado. Las fuerzas del orden allanaron 35 inmuebles, detalló el titular del Interior.
“Los delitos imputados a Los Ilegales de Amazonas son contra el patrimonio, contra la fe pública, usurpación agravada, falsificación de documentos, organización criminal, falsedad ideológica y otorgamiento ilegitimo de derechos sobre inmuebles”, apuntó.
Estructura delictiva
La organización criminal estaría dirigida por Vladimir Chicana Vélez, alias Sesera 1; y por Douglas Rojas Seguier, alias Sesera.
Ambos sujetos eran árbitros que se habrían encargado de expedir laudos a favor de Los Ilegales de Amazonas.
De acuerdo con la PNP, estos dos abogados encabezarían una estructura criminal articulada y con roles definidos. Contaban también con la complicidad de los alcaldes distritales de Cuispes y Valera, en la provincia amazónica de Bongará; y los burgomaestres de Pisuquia y Ocumal, en la provincia de Luya.
Entre las 15 personas detenidas en este megaoperativo figuran los alcaldes de los distritos de Cuispes, Pedro Mori Rojas; y de Pisuquía, Jesús Huamanta Vargas.
La red criminal contaba entre sus filas con un presunto lugarteniente que fungía de tramitador. Este sujeto sería el nexo con dos notarios, quienes también eran miembros de la organización.
Los Ilegales de Amazonas, además de contar con presuntos cómplices en la Dirección Regional de Agricultura (DRA) y la Sunarp, tendrían entre sus filas a miembros que cumplían funciones de financistas.
De igual manera, para poder dar la imagen de legalidad, contarían con testaferros que registraban a su nombre inmuebles comprados con dinero ilícito.
Los cabecillas de la organización criminal sabían que era necesario contar con notarios, autoridades municipales, regionales, del sector justicia, entre otras, para lograr que las usurpaciones agravadas de los predios agrícolas siguieran su curso impunemente en todas las instancias y así poder enriquecerse de forma ilícita.
Diversas modalidades
Los Ilegales de Amazonas tenían tres modalidades para hacerse ilegalmente de predios agrícolas en diversos distritos de la región.
La principal modalidad era la inscripción de laudos arbitrales expedidos con documentación fraudulenta. Los encargados de hacer que esos arbitrajes favorezcan a Los Ilegales de Amazonas eran los presuntos cabecillas de la organización, Douglas Rojas y Vladimir Chicana, quienes se desempeñaban como árbitros en la zona.
Por su parte, Walter Vera Esquén, alias Médula, sindicado como lugarteniente de Los Ilegales de Amazonas, se encargaría de presentar dichos laudos en la Sunarp y hacerles seguimiento. Esta persona también pudo ser capturada hoy.
En ese momento actuaban los notarios y presuntos miembros de esta organización criminal, Hernán Montoya Pizarro y Yuri Villanueva Santos. Ambos se encargarían de elevar los laudos a escrituras públicas y exigir la protocolización de los mismos, es decir, notificar a las partes y elaborar el convenio y los documentos técnicos.
Estos actos fuera del marco de la ley hacían que Los Ilegales de Amazonas lograran incrementar su patrimonio.
Asimismo, para encubrir sus actos y dotarlos de apariencia legal, adquirían propiedades –vehículos, muebles e inmuebles- con el dinero ilícito y los registraban a nombre de terceras personas que fungían de testaferros.
Otro modus operandi sería la donación simulada de predios agrícolas en favor del Estado, representado por los municipios distritales. Una vez aceptada la donación, los inscribían como predios individuales ante la Sunarp para luego venderlos a otros miembros de la red criminal y testaferros, en un marco de aparente legalidad.
Finalmente, otra modalidad sería la prescripción adquisitiva de dominios de predios rurales por parte de la Dirección Regional de Agricultura (DRA).
Los miembros de Los Ilegales de Amazonas, que eran funcionarios de la DRA, habrían estado titulando ilegalmente, de forma individual y particular, ciertos predios agrícolas para usurpar y despojar de sus bienes a propietarios inocentes.
“Ellos venían operando desde el año 2012, pero incrementó su accionar desde el 2014 hasta la fecha. Se ha detenido también a un notario, a dos funcionarios de la Dirección Regional de Agricultura y a dos de la Sunarp. Entre las especies incautadas tenemos laptops, computadoras, S/ 10,300 y 395 euros”, indicó Medina Guimaraes.
Los inescrupulosos funcionarios lograban en muchas ocasiones inscribir esas propiedades en la Sunarp a favor de testaferros de la organización criminal, pero hoy la PNP puso fin a su accionar delictivo con el megaoperativo 49.