Muertes ascienden a 9.000 en el mundo y Wuhan pasa un día sin casos nuevos.

370

Los números registrados muestran que el brote de coronavirus parece estar bajo control en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia china de Hubei y donde el COVID-19 fue inicialmente identificado en diciembre del 2019.

La pandemia del nuevo coronavirus mató a más de 9.000 personas en el mundo, según un balance realizado por la AFP el jueves a partir de fuentes oficiales.

El jueves a las 11h00 GMT, el número total de muertes llegaba a 9.020, la mayoría de ellas en Europa (4.134) y en Asia (3.416), donde brotó la epidemia. Europa, que registró más de 700 muertos en las últimas 24 horas y ya tiene más de 90.000 personas infectadas, es el continente donde la pandemia progresa más rápidamente.

En un indicio de esperanza, la ciudad china de Wuhan no reportó contagios locales, mientras que en una sombría advertencia para el mundo, Italia parecía encaminada a superar la cifra de muertos de China relacionada con el virus.

Los dos hitos reflejaban cómo ha pasado el epicentro del brote hacia Europa y Estados Unidos. También mostraron que la curva de contagios puede variar en distintos países, ya que Italia, con 60 millones de habitantes, se preparaba para una cifra de muertos mayor que la de China, un país con 1.400 millones de personas.

Italia registró el miércoles 2.978 muertes, con 475 nuevos fallecimientos. Dado que Italia llevaba una media de más de 350 muertos diarios desde el 15 de marzo, era probable que superase los 3.249 muertos de China cuando se publicaran los datos de la jornada al final del día.

Naciones Unidas y las autoridades sanitarias italianas han señalado varios motivos para la alta cifra de muertos en Italia, especialmente su numerosa población anciana, que es especialmente susceptible a desarrollar complicaciones graves por el virus. Italia tiene la segunda población más anciana del mundo, después de Japón, y la gran mayoría de los muertos, el 87% era mayor de 70 años.

En Estados Unidos, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades señalaron que el 80% de los 138 fallecidos en el país eran personas mayores de 65 años. En total, 8.900 pacientes han muerto en todo el mundo y 84.000 se han recuperado. Aparte de los ancianos y enfermos, la mayoría de la gente suele sufrir síntomas leves o moderados como fiebre y tos.

Los datos en Wuhan ofrecieron un atisbo de esperanza para el resto del mundo en la lucha contra el virus, y quizá una lección sobre las estrictas medidas necesarias para contener su expansión. 

“Hoy hemos visto el amanecer tras tantos días de duros esfuerzos”, dijo Jiao Yahui, inspector jefe de la comisión nacional de salud.
Fuente: El Comercio.