¿Sabes cuándo es necesaria una terapia de pareja?

199
¿Sabes cuándo es necesaria una terapia de pareja

Los problemas y diferencias en una relación de pareja, sea por falta de comunicación o un mal entendido, constituyen una realidad cada vez más común que nos llevan a discusiones, pero de ninguna manera, deben significar que terminen en un algún conflicto y menos aún en agresiones verbales.

La doctora Giovanna Valdespino, Jefa de Programas de Sanitas, empresa dedicada exclusivamente a la gestión de salud, afirma que no todas las personas somos iguales, y por ese motivo, podemos tener puntos de vista y opiniones distintas sobre ciertos temas.

«Las discusiones, bien manejadas, pueden ser una gran oportunidad para conocer mejor a la pareja en otras situaciones y puede servir para que la relación se fortalezca», sostiene.

Asegura que si bien las discusiones pueden representar una oportunidad de mejora en la relación, es necesario saber diferenciar los signos de alerta.

“Una discusión saludable está basada en el respeto de ambas personas. Entender que no coinciden en algo y en que hablarlo es la mejor solución es vital; si una discusión cuenta con señales de agresión o descontrol, nos estaríamos enfrentando a una señal de alerta o una red flag”, señala la ejecutiva.

Pero, ¿saben cuáles son las seis señales que le indican cuando debe ir usted y su pareja a terapia?

  • Si la comunicación se torna negativa, si la base de sus conversaciones consta de un lenguaje lleno de críticas, acusaciones, desprecio y una actitud defensiva o evasiva, definitivamente se necesita terapia de pareja.
  • Si uno de ustedes se siente atrapado e incomprendido por el otro todo el tiempo, puede ser debido a una mala comunicación. Trabajar en un habla y una escucha efectiva podría mejorar la situación.
  • Si existe necesidad de control o manipulación de uno sobre el otro, teniendo la intención de que solo esta persona tiene la razón, puede ser peligroso y desgastante para la relación.
  • Si se permite la intervención de amigos, familiares, entre otros, pues si bien un consejo de algún ser querido o alguien que respetemos nunca viene mal, permitir que terceros tomen parte de la relación y sus decisiones puede terminar incomodando o afectando a la otra persona.
  • Si se posponen las conversaciones sobre sus problemas, ya que evitar hablar de los conflictos que se tienen significa no solucionarlos; lo que puede desencadenar en resentimientos o problemas más grandes con el paso del tiempo.
  • La violencia no debe ser aceptada de ninguna manera y bajo ninguna circunstancia; si se presenta, aunque sea por primera vez, hay que evaluar seriamente la posibilidad de buscar una terapia de pareja.

Fuente: El Peruano