Tu primer día de clases, tu primer día lejos de casa.

655

Tú primer día de clases ha llegado y un mundo de nuevas oportunidades se abren para ti, estoy seguro que lograrás cosas increíbles.

Te despertamos temprano y te alistamos para esta nueva aventura, salir de casa e iniciar el recorrido juntos era lo que había planeado, pero tus ganas de ir a jugar a otro lado hicieron que demoráramos, eso no importó, ya estábamos en camino y nada haría que cambiemos de rumbo.

Llegar a los ambientes que se convertirán en tu segunda casa, verte desconcertado con mucha gente a tu alrededor y dejarte en ese lugar con tus ojitos llorosos, no fue nada fácil, sobre todo cuando te aparté de mis brazos para que te quedes con tu maestra.

Aunque sé que estarás bien, al desprenderte de mí te juro que el sentimiento de tristeza me invadió, el solo hecho de verte sentado junto a tus nuevos compañeros, como un extraño que no sabe qué hacer, me hizo sentir como si una parte de mi corazón se desprendiera también.

A tu madre y a mí nos cuesta trabajo aceptar y entender esta nueva etapa que te toca vivir, pareciera que fue ayer cuando te mecíamos en brazos para que te quedaras dormido; te vimos crecer, pronunciar palabras nuevas y mejorar cada día; tú por tú lado, en medio de tu inocencia, nos viste crecer desafiando nuevas experiencias y lo mejor de todo, nos enseñaste a buscar soluciones.

Sobrevivimos berrinches que parecían eternos, días que parecían nunca acabar y noches en las que ninguno de los tres pegó un ojo; hoy a pesar que sabemos que esto no ha acabado, estamos más tranquilos, pues estamos seguros que lo peor ya pasó.

En este primer día de clases, empieza para ti una nueva experiencia, conocerás muchas personitas como tú, algunos se harán tus amigos; hoy comienzan las tareas y los días de tenerte fuera de casa por mucho tiempo.

Hoy te quedaste en tu aula y yo te veo desde lejos, te veo aprendiendo cosas nuevas, te veo triunfando y por sobre todas las cosas te veo siendo feliz, a partir de ahora un mundo increíble espera por ti y nosotros ya estamos tan orgullosos, aunque solo sea tu primer día de clases… en el jardín.

Para Mateo Isaiah.

Por: JH Tinoco.