10 habilidades para emprender un negocio y cultivar ese espíritu desde la etapa escolar

42,654FansMe gusta
4,640SeguidoresSeguir
456SeguidoresSeguir

Alberto Guzmán enfatiza cómo la educación emprendedora puede ser un catalizador para el éxito futuro, promoviéndola desde la etapa escolar

En una era de creciente competencia y cambio, expertos subrayan la importancia de cultivar el espíritu emprendedor desde la etapa escolar.

Esta apuesta temprana en el fomento del emprendimiento no solo contribuye al desarrollo de habilidades blandas vitales, sino que también permite a los estudiantes explorar su creatividad y pasiones.

El Director de la Escuela de Administración de Empresas y Servicios de la Universidad Le Cordon Bleu, Alberto Guzmán, enfatiza cómo la educación emprendedora puede ser un catalizador para el éxito futuro.

Para Guzmán, el emprendimiento debería incorporarse en la currícula escolar desde una edad temprana. Esta práctica no solo contribuye a la adquisición de habilidades cruciales como la autonomía y la resolución de conflictos, sino que también ayuda a los estudiantes a identificar sus intereses y talentos en un mundo cada vez más competitivo.

En línea con esta visión, Perú destaca como un líder regional y mundial en espíritu emprendedor. Según estadísticas, el 65% de los peruanos ve el emprendimiento como una opción viable para asegurar su futuro, mientras que el 63% percibe que el éxito en esta área genera estatus y respeto social.

Las habilidades y aptitudes necesarias para el emprendimiento son diversas como las siguientes:

  1. Creatividad e Ingenio: La base de las ideas y proyectos.
  2. Pasión: La motivación impulsa el esfuerzo y la superación de obstáculos.
  3. Visión: Definir metas claras guía el camino hacia el éxito.
  4. Liderazgo: Detectar oportunidades, tomar decisiones y guiar equipos.
  5. Paciencia: El éxito se construye a lo largo del tiempo.
  6. Confianza en uno mismo: Fundamental para inspirar a otros y para el progreso del proyecto.
  7. Responsabilidad: Compromiso con el proyecto y la evaluación constante de resultados.
  8. Apertura a las Ideas: La receptividad fomenta el aprendizaje y la mejora continua.
  9. Empatía: Comprender las necesidades de los demás, especialmente los clientes.
  10. Toma de Decisiones: Evaluar ventajas y desventajas para avanzar.

Guzmán destaca que el emprendimiento no solo es vital para los individuos, sino también para el desarrollo de un país. “Al introducir nuevos productos al mercado y estimular el crecimiento en diversas industrias, el emprendimiento se convierte en un motor para la generación de empleo y la innovación”, finalizó.

Fuente: Andina

Actualidad

error: Content is protected !!