Presidente del Perú, el trabajo más peligroso.

529

Si hacemos un recuento de cómo terminan los ex presidentes del Perú, hay que ser locos para postular al sillón presidencial; pues nos hallamos con que uno está en la cárcel, otro está prófugo, uno en el hospital, otro cuestionado y uno que cometió suicidio.

¿Será tanto su amor por el Perú, que arriesgan su libertad, tranquilidad y su vida, solo por llegar a ser el Presidente de la Nación?

Son muchos los peligros a los que se exponen, imaginense, denuncias por corrupción, juicios por enriquecimiento ilícito, prisión preventiva, impedimento de salida del país; sabemos que la corrupción está enquistada en todos los rincones y estamentos del estado, pero los presidentes de turno se empeñan en luchar solos sin apoyo y terminan como ya sabemos. Por que los ex presidentes, en palabras propias, nunca saben nada, jamás recibieron sobornos, fueron sus ministros, asesores o voceros los corruptos, lo cual nos lleva a la conclusión: qué es muy  peligroso ser presidente del Perú.

Si esto sigue así, muy pronto entraremos en crisis, por que faltaría casi nada para que empiece a ser peligroso ser gobernador regional o alcalde, director, fiscal o juez; realmente el sistema está de cabeza, los gobernantes y autoridades con grandes propiedades que consiguieron honestamente con un sueldo mísero, resultan ser unos perseguidos; y el pueblo, la gente que se queda sin oportunidades por la corrupción, resulta ser un verdugo malvado qué solo se burla y acusa a los pobresitos qué tuvieron la mala suerte de ser gobernantes.

Si estás pensando ser candidato para ocupar el máximo cargo de cualquier nivel del estado, te doy una sugerencia, hazlo sólo si estás seguro que no eres de las personas que quieren servirse y no servir al pueblo, te garantizo qué eso te librará de cualquier maldición qué recae sobre las actuales ex autoridades.

Esperemos que hoy sea el inicio para cambiar nuestra historia, es hora de juntarnos y empujar este carro llamado PERÚ en una misma dirección, lleguemos allá, al futuro donde todos tengamos las mismas oportunidades.

Por: JH Tinoco.