Respuesta técnica ante la crisis de agua: No hay afluencia pue, ¿qué le vamos hacer?

42,657FansMe gusta
4,640SeguidoresSeguir
456SeguidoresSeguir

La cultura del reclamo se ha convertido en un derecho que se ejerce para puras banalidades, mientras más absurda sea la causa tendrá más convocatoria, si no me crees imagina que se acabe la cerveza justo para los días en los que juega de Perú, mientras que los problemas álgidos solo encuentran eco en las redes sociales y no pasa de ahí a excepción de un pequeño colectivo que trata de hacer sentir su protesta.

Chachapoyas es una ciudad que hace poco se jactaba no solo de tener abundante agua, sino que además era considerada una de las ciudades con el agua mas limpia del Perú, hoy se ha convertido en una ciudad con escasez del liquido elemento.

Son varios meses que gran parte de la población sufre de constantes cortes de agua por tiempos prolongados y pareciera que los encargados de la administración de este servicio solo se limitan a buscar excusas y soluciones temporales, no hay ninguna gestión o hecho relevante que demuestre lo contrario.

Ya van varios años en los que el pretexto para los cortes de agua en temporada de lluvia sea la poca capacidad de procesamiento del reservorio principal, mientras que en épocas de sequía el pretexto es la poca afluencia de agua en la captación ubicado en las alturas de Chachapoyas.

Quizás la solución sea más difícil de lo que parece, ¿pero acaso no han pasado ya muchos años con el mismo problema a cargo de los mismos funcionarios?; si siempre hacen lo mismo dudo mucho que logren resultados diferentes.

La problemática del agua continuará porque encuentra en las autoridades y en la población el escenario perfecto, los primeros se esmeran en hacernos creer el cuento de que todo tiene que seguir su tramite regular y que se debe presentar documentos, esperar plazos, firmas, proveídos y toda esa “mierda” llamada burocracia o debido proceso, cuando la realidad es que todo pasa por gestión y por voluntad política.

A eso se suma la actitud pasiva de los usuarios, esperando siempre que el vecino sea quien reclame, tirando la piedra y escondiendo la mano, o como decía mi abuela, seguir “plastallas”, mientras unos pocos, poquísimos, se ríen de la noticia y viven a costa de los sueldos que salen de los impuestos.

Sin embargo, si te animas a reclamar no te harán caso por que tu no sabes pue, eres ignorante, ¿que vas a saber de metros cúbicos por segundo, de tuberías, válvulas o de la presión de agua?, los que están a cargo si saben, para eso estudiaron, se capacitaron, llevaron maestrías y se especializaron, por eso tienen los mejores curriculum, para que sean los únicos que cumplen los requisitos para tan importantes puestos, cuando lo cierto es que toda esa preparación en la mayoría de los casos solo sirve para que te respondan; “no se puede pue, que lo vamos hacer”.

Somos un pueblo dormido, temeroso, casi nada queda del espíritu guerrero de los hombres de las nubes, si no ¿como explicas que a pesar de no tener un buen aeropuerto, carreteras en buen estado o de observar un Kuelap destruido, se otorgue un reconocimiento a una presidente que lo único que hizo para ganárselo fue venir y pronunciar “Chachapoyanenses” en su discurso?

Señores, el agua no llega a varias casas de la fidelísima y la situación seguirá así, lo sé porque en este tiempo el que reclama es tildado de ser un “cuartacho ocioso”, para las autoridades todo tiene que seguir su trámite, tal como lo decían los que se fueron y seguro como dirán los que vendrán, y los usuarios, laushito, ellos son los pobrecitos, los que se acostumbraron a sufrir.

Es más que seguro que en estos días el agua empiece a llegar a las casas, quedaremos tranquilos y calladitos, mientras el problema real va a continuar y cuando llegue el momento en que todo se ponga peor, seguiremos recibiendo la misma respuesta una y otra vez: “que pue lo vamos hacer”.

Actualidad

error: Content is protected !!