Rusia: Tribunal Supremo prohíbe Movimiento Internacional LGBT por considerarlo “Organización Extremista”

Aunque no afecta la vida privada, activistas y organizaciones de derechos humanos critican la decisión, alegando control estatal de creencias

El Tribunal Supremo de Rusia ha prohibido el movimiento internacional LGBT en el país, catalogándolo como una “organización extremista”. La medida fue solicitada por el Ministerio de Justicia y, el fallo, con efecto inmediato, prohíbe la propaganda, publicidad, generación de interés y la promoción para unirse a las filas del movimiento LGBT.

El juez, Oleg Nefédov, fue quien emitió el dictamen durante una vista a puerta cerrada, en la que solo estuvieron presentes representantes del Ministerio de Justicia, los cuales presentaron la demanda el 17 de noviembre pasado.

Cabe mencionar que, la nueva prohibición no afectará al derecho de los ciudadanos a la vida privada, recordando que la homosexualidad dejó de ser un delito en Rusia en 1993.

Activistas LGBT, en un intento de defender los derechos del movimiento, crearon en el último momento la organización Movimiento Internacional Cívico LGBT, pero no fueron invitados a la vista.

El Ministerio de Justicia, demandante en este caso, argumentó la existencia de “tendencias extremistas” en las actividades del movimiento, incluyendo “la incitación al odio social y religioso”.

Organizaciones de derechos humanos rusas expresaron su desacuerdo con la decisión, alegando que es imposible considerar un movimiento cívico a un grupo de personas unidas por sus características personales. Acusaron al Estado de querer “controlar las creencias” de los rusos y de contradecir las cláusulas constitucionales que establecen que Rusia es un Estado laico.

Los activistas también advirtieron sobre las posibles consecuencias legales para los organizadores del movimiento, quienes podrían enfrentar hasta 10 años de cárcel, además de la persecución de cualquier integrante del mismo.

Cabe destacar que, en noviembre de 2022, la Duma aprobó una ley que prohibía la propaganda LGBT, la pedofilia y el cambio de sexo y, en junio del mismo año, se prohibieron las operaciones quirúrgicas de cambio de sexo, generando alarma en la comunidad transexual.

El viceministro de Justicia, André Luguínov, ha asegurado ante la ONU que en Rusia no hay discriminación ni persecución contra la comunidad homosexual, justificando la prohibición de manifestaciones públicas del colectivo en los valores morales del país.

Esta decisión se suma a la reforma constitucional de 2020, que definió el matrimonio como una unión entre un hombre y una mujer, reafirmando la posición del presidente Putin en contra del matrimonio homosexual mientras esté en el cargo.

Fuente: El Comercio

Actualidad

error: Content is protected !!