Chachapoyas: Repartidores en moto abusan del claxon.

1008

Hoy al promediar las 9 de la mañana, el sonido del claxon de una moto molestó a los vecinos del jirón hermosura cuadra cuatro, al salir a ver qué es lo que pasaba, se encontraron una vez más con un repartidor de gas, quien plácidamente montado sobre su vehículo menor, solo atinaba a tocar repetidas veces el claxon y esperaba que la persona que hizo el pedido salga a su encuentro.

Cuándo los vecinos el increparon su actitud, lejos de reconocer su error, el repartidor se pudo malcriado y dijo que sólo cumplía con su trabajo.

Ante este hecho se puede decir que el ruido del claxon se ha constituido en una problemática ambiental creciente en nuestra ciudad y al cual se le ha prestado poca atención. Se debe saber además, que los ruidos que sobrepasan los 120 decibeles pueden provocar daños auditivos graduales e irreparables.
¿Qué hacer cuando pasa este tipo de faltas?